Lo que somos…

En el transcurso de ésta semana he estado leyendo los post que se han escrito acerca de los acontecimientos que recientemente ocurrieron en Orlando. Uno de ellos, en especial, ha llamado mi atención, pues al desear expresar su repudio sobre los mismos ha enunciado lo que personalmente consideraría una falsa concepción. “Por ser lo que son”, ha mencionado en su comentario. ¿Y qué es lo que somos?

He hurgado entre los textos de “Al caer el atardecer” que aún nos encontramos traduciendo. En específico un dialogo que la protagonista de la novela responde a su interlocutor precisamente cuando le interpela con las mismas palabras: “Lo que son…”

“Lo que somos – respondió meditando lo iracundo de la aseveración que le había lanzado desde el extremo de la habitación -, ¿y qué es lo que somos? ¿Personajes extraños de un libreto que diáfanamente se interpreta, o acaso seamos la escoria de aquellos quienes, víctimas de su propia ingenuidad, osan quizás desear aceptar lo inaceptable?

Desear marcar fructifica en el formulismo segregacional del que se desea apartar. No somos ni más ni menos distintos de con quienes a diario charláis y compartís, pues si en la intimidad vosotros sois quienes sois, nosotras somos quien vosotros pretendéis seamos.

No por amar a la casta mía hace del amor distinto del que vuestro por el género opuesto profesáis, ni en extraño le convierte, pues ¿quién pudiere a vos exigir aquello que os negáis a reverenciar?

No somos lo que somos: entes extraños de ignominias malditas que a las sombras de la obscuridad misma se aferran, ni somos la vergüenza que a la voz de su grito acallan. Quizás hombres y mujeres que cual vos, interpretamos los roles de una rosa novela que debiéremos reescribir, mas no somos nosotras quienes las palabras en las hojas han teñido, sino vosotros, quienes en su rol de protagonistas en antagónicas nos describen.

Dentro de un linaje anti natura nos han representado, olvidando quizás que fruto de esa natura misma hemos nacido. Cubiertas de senos hemos por ello de reprimir en la falsa moralidad lo que por siglos presente ha estado, negándonos a ver lo que entre el guiño del ojo se observa. ¿Y acaso ocultar la realidad hace verosímil vuestra verdad?

No, no somos lo que somos. Somos lo que vosotros queráis seamos pues para nosotras, el ser cual somos no existe ni significado conlleva. Somos el hombre y mujer del que hemos nacido, sin distinción del cuerpo que poseamos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: