Respiradme

Destiñendo trozo a trozo los colores cuando las manos envejecen ¿cómo podría insinuaos lo que las palabras narrar no pueden?

Agrietamos la piel al tañednos secando el paladar con la humedad de las lenguas ávidas que juguetean por la comisura de los labios, desvaneciendo de nuestros cuerpos los contornos que entre los dedos se nos escurren goteando en las sabanas los pudores marchitos que en los senos entre amapolas florecen. Intoxicada estoy, de vuestras caricias drogada desvanezco en el éter amorfo que vuestra boca engulle, respirando de mí los vapores de ésta superflua muerte que en ahogos y quejidos de vos a mí en esclava convierten, y sea en el lecho nuestro quien del epicúreo a nosotras con el puñal el pecho hiera, rubricándonos de muerte por el furor eterno muy nuestro.

Desteñidme de colores, trozo a trozo por vuestra boca engullidme, dejad que sean vuestras manos quien a mi cuerpo desvanezcan, goteando mis pudores por el contorno vuestro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: