Herejías

Dormir y descansar debiere, el viaje largo ha sido y agotada por ello me encuentro, mas ese cansancio poco ha sido para el sueño poder conciliar. Vuestro ímpetu que sobre mi piel habéis con vuestros dedos trazado ha hecho que nuestros cuerpos en alientos se conviertan, respirándonos en esa mutación que por los poros se absorbe y por la boca se come, engulléndonos de las recíprocas codicias que la distancia, y el tiempo, incrementan.

Yacer a vuestro lado y por la espalda abrazada ahora mismo yo estadle debiere, percibiendo el calor que vuestro cuerpo fatigado expide, absorbiendo del sudor el destilado que nuestros cuerpos de la lid la tez ha cubierto tiñendo los matices que, entre las manos y labios, de nuestros contornos se han definido. Mas ya veis, desde ésta subrepticia silla, cual en centenares de veces ahora os contemplo. Sosiega vos, de vuestra desnudez atrevida dormís en el placer mío que en vuestros pechos con la lengua he acentuado, colmando el vientre vuestro de involuntarias perlesías mientras a vuestros glúteos aferrada, los muslos nuestros a las sombras acallaren: esas, que ahora a trasluz la piel os tiñen y que por vuestros contornos, indolentes por ellos escurren.

Y en éstas inicuas herejías, permitidme de la vista la quietud de vuestro cuerpo apartar no puedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: