No he logrado conciliar el sueño. Pronto amanecerá y poco ha sido lo que he dormido optando por levantadme y mirar a través de la ventana, aunque en realidad nada sea lo que observe, pues mi mente reconfortada permanece.

Mientras Elena y yo de tienda en tienda vagáremos, Aaminah ha organizado, para después de la ceremonia, un pequeño convivio en casa invitando a algunas amistades mutuas que, seguramente por la premura misma, pocas sean quienes asistan. Se lo he agradecido, Allah testigo fiel ha sido que su iniciativa aprecio. Ambas, Elena y Aaminah, han insistido en dadnos habitaciones separadas, dicen que las novias no deben dormir juntas la noche anterior a la boda, argumentando que hacedlo de “mal agüero es”. Creo algo de verdad en ello pueda existir, pues tras ver salir a Svetlana de la terminal aérea, un deseo amorfo que pocas veces he sentido me ha invadido por completo. Ha sido una mezcla de pasión y ternura que no se puede resumir en un simple beso de bienvenida. De haber compartido con ella la habitación, seguramente no hubiéremos podido realizar la ceremonia; estaríamos tan absortas una de la otra que olvidado al mundo exterior tendríamos.

Mi vestido al extremo de donde me encuentro de una percha cuelga, apartado de ésta ventana desde donde con el portátil en el blog escribo. Al observarle, inevitable me es pensar en Andrea y el pasado que con ella viví. Remordimiento podría sentir en ella recapacitar horas antes de con Svetlana casadme, más no ha sido así, un sosiego plácido me embarga que imposible me es considerar otra cosa que dicha no sea, por “rosa o vainilla” que a alguien parezca, inclusive, que yo misma así juzgue. Andrea y yo consideramos el matrimonio en ocasiones varias, más mi estúpida incertidumbre no nos permitió convertidnos en “esa pareja”, arrebatándome su muerte la posibilidad de tener “esa posibilidad colgada de una percha al extremo de la habitación”.

Los sonidos del amanecer con claridad les escucho; sordos y calmos a mis oídos llegan, interrumpidos por el tecleo que mis dedos sobre el portátil producen, deteniendo el pulsarles para observar a través de la ventana intentando que mis pensamientos y sentimientos compartan el instante mismo, éste, que muy íntimo a Andrea y a mí nos es. ¿Seré infiel si con ella este momento comparto? ¿Si su recuerdo mi pelo acaricia, recorriendo mi faz con su mano para por debajo de la barbilla posadla y alzar mi cabeza hacia la suya para a trasluz observadle? ¿Seré infiel si ambas en silencio reímos, si ambas, a la distancia abrupta que nos ha separado, también lloramos?

Ella no regresará, jamás entre mis manos las suyas nuevamente tendré, jamás sus labios los míos besarán, ni su cuerpo junto al mío se estremecerá. Marchándose el sabor que su piel a mi lengua en antaño diere mi boca su nombre no ha prohibido, y entonces me pregunto: ¿seré a Andrea infiel si con Svetlana el mañana comparto? Si sus labios los de ella olvidadles me ha hecho ¿prohibirán a mi boca sus letras recordar?

No sé el tiempo que ha transcurrido aquí sentada sobre el quicio de la ventana con el portátil posado sobre mis piernas desnudas y con Andrea a mis manos asida, aguardando por Svetlana tras el dintel de una puerta que al amanecer espera, y quizás al igual mío, en sus propias tribulaciones ensimismada. No sé el tiempo que me reste, ni el momento que con Andrea en intimidad nuevamente comparta. Sé, quizás, que egoísta hoy le sea, que las letras que mis labios besen a las de Svetlana pertenezcan, estremeciendo nuestros cuerpos en éste tálamo y de nosotras, apoderándose la incertidumbre en los recuerdos tan sólo nuestros que jamás olvidaremos mientras al futuro, ella o yo, no apresuremos.

Consiente de la nostalgia de lo que no ha sido, después de que hoy amanezca he de permitidme la posibilidad de en novia vestidme, asir sus manos, y mientras nuestros nombres envejezcan, besar sus labios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: