En la distancia.

No es ésta la primera ocasión en que la distancia a nosotras nos separa. Creía, por ello, que estadlo a mí escasamente afectaría, más las habitaciones de hotel monótonas se han convertido, aseverándose que éstas paredes de color desprovistas en los falsos rincones vuestra sombras ocultan.

No es vuestra voz que por el auricular escucho quien la vehemencia sosiega; es la hambruna mía que por vos exige, demandándome en éste apetito por la boca engullíos para saboreaos en esa piel dócil que entre los dedos a mis labios adoso. Y en estas noches faltas, sobre éste abyecto tálamo tendida de vuestro nombre sus letras a mis muslos aferro, esperando fueren ellas quienes la humedad con su lengua la ambición de una elegía desequen.

De luz falta, las sombras con vuestra voz en mis senos frente a frente escucho…

 

Anuncios

Un pensamiento en “En la distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: