Éste adiós

Mi necesidad por olvidaos no me permite dejar de evocaos. Vuestra firmeza que a los senos la espléndida belleza otorgaba es ingratitud perdida que en mi vientre ahora supura, asesinándome a vuestro lado en éste evo largo que ingratamente por nocturnos a mis sueños atormenta.

He de olvidaos dejándoos marchar en éste egoísmo que a mis senos secarán, que a mi cintura y caderas  languidecerán, empobreciendo los labios descarnados, de fulgor carentes que las palabras vuestras, por mí pronunciadas acallarán.

Y olvidadas ambas, finalmente para acariciaos el rostro en éste adiós he de exhumaos.

Anuncios

Un pensamiento en “Éste adiós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: