Breve momento

Soy voyerista, he de confesaos. Mi fetichismo por vos me impide dejar de observaos cuando, en ese breve momento, puedo deslizar los ojos por el contorno de vuestro cuerpo sin vuestra piel apesadumbrar. Vuestra silueta que en sutiles y frágiles movimientos contorsionáis perfecta me es, aún sin vos sabedle, pues del voyerismo mío vos ignara con manos propias la piel os recorréis, condenando yo a los dedos vuestros por los míos no ser quienes a vuestra cintura ciñan, quienes en vuestras caderas descansen, quienes a vuestros senos apresen.

 Soy voyerista. Cegándome del pelo vuestro en la espesura obscura por los hombros me escurro, y libre de prejuicio alguno, con el roce de mis labios despacio les como, palpando entre mis dientes vuestra carne que al grato sabor mi lengua perene degusta, impregnando al paladar de vuestro sabor que con el olfato aspiro, que con mi tacto amorfamente bruño deseándonos con el deseo mismo de una flama por el pabilo y la cera, consumiéndonos mientras nos disolvemos en la exasperación nuestra que a vuestro abdomen por la espalda con los brazos estrecho. Y vos sois mi fetichismo, sereno y pulcro, mientras a vuestro cuerpo, en ese breve momento mientras desnuda os observo, el mío al vuestro avengo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: