Cunnilingus

Dejad que con mis ojos os acaricie, que sean ellos quienes en ésta osbcuridad vuestra línea desnuda recorran. Dejad que el ímpetu mío por el abdomen me carcoma, descendiendo por él las manos para en la humedad de la entrepierna los dedos anclar. Dejad que sea yo quien en impulsivos acotos de fetichismo os observe, que sea mi boca quien vuestros pezones añoren, que sea mi lengua quien la saciedad de vuestra vulva extrañe, que sean mis manos áridas quienes a vuestros muslos aferrar desearen, expurgando entre mis dedos vuestros frescos glúteos gustosos que en el gemido por ambas suspirado las delicias acallamos. Dejad que la inconciencia en vuestros senos fenezca, asesinándole con la firme voluptuosidad de los montes que vuestras aureolas coronan; dejadme de vos intoxicadme, que sea vuestro cuerpo el narcótico que por la nariz aspiro y de mí, lánguida en ésta silla con vuestro pelo a mis manos asido, profundo de vuestra lengua en la caricia gima.

Dejad que vuestro nombre de jergas extrañas en mi boca ahogue…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: