Declaradme

Sentada, sobre el diván del pasillo a casa ha de llegar la muerte su amor a declaradme. Peinando de mí el cabello la piel a de desecar, asfixiando éste ahogo que vuestro recuerdo a mis labios en sus sentidos acallan, y de estas manos secas que la piel a sus huesos se aferran, palpaos mas no podré.

Potrea y proterva mis ojos toca, excomulgando por vuestra partida la ceguera que, ufana yo, pensare en el olvido estuviere; mas ha sido ella, la muerte quien su amor a mí declarare, quien las memorias vuestras me retornaren. Y desconozco si la crueldad por la muerte sea, o por aquella que, de vos apartada, asfixie el ahogo de una muerte de mí no enamorada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: