Hachís (inconcluso)

Insaciable, ésta hambruna que por vos mi cuerpo devora hace que del deseo mi sangre intoxique, hartando en los pulmones la nitidez de vuestros humores. ¡Envenenadme! Insatisfecha de mundanos placeres dejad que vuestra hiel, en mis venas inyectada, la sangre de vuestro perverso recuerdo le pudra. Infligidme el deseo dentro de los crujientes huesos, punzando la rabia de ésta tortura que por vos separada, en esquilas ellos al caminar rompen. Besad del marrón el vapor que a mis labios los verdes, negros y dorados el fulgor en ellos palidecen, mostrándome de ella su efigie, permitiéndome de la nada palpadle, para en las sombras del vaho que por la boca y nariz exhalo, poder acariciadle, recorriendo con mis manos la profana silueta que entre el humo desvanece.

Malsana terciana que intoxica, que a mí por éste pecho hiriente asesina, descarnando los senos que por vuestra boca faltos, secos por sus pezones fallecen, y que en mi cuello que por su garganta abierta, la sangre putrefacta de vuestra acallada boca en el nombre de Becquer brota…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: